El hacktivismo: un régimen digital

Por: Alejandra Arizmendi Zapata

 Finalizando los años 80 hubo una gran revolución, la expansión de las TIC (las Tecnologías de la Información y la Comunicación) comenzó a dominar el ámbito digital mediante una nueva dimensión cultural denominada cibercultura, que da como resultado una infinidad de cosas posibles mediante el internet y la vida online.

Este ciberespacio es un universo de redes numéricas que se ha constituido en el lugar de encuentro de la cultura contemporánea, lugar de conflictos mundiales y nueva frontera económica y cultural (Pierre Lévi, 1999).

En We Are Legion: The Story of the Hacktivists se denotan algunos de esos conflictos que pueden existir mediante la narración de la historia de Anonymus, uno de los grupos con mayor influencia en los últimos tiempos. Anonymus se autodenomina un activista y protector de la libertad de expresión especialmente cuando dicha libertad o privacidad se ve afectada en internet; pero en la otra cara de la moneda el grupo ha sido llamado criminal desde que surgió, y a sus integrantes los han caracterizado como “Hackers con esteroides”.

En el documental, por medio de entrevistas a expertos de las telecomunicaciones y a miembros de Anonymus, se nos permite conocer cómo fue que se estableció esa cultura online con imágenes extravagantes e irrisorias que comenzaron en un foro llamado 4chan y que luego pasaron a convertirse en bromas mucho más pesadas dirigidas a entidades gubernamentales y privadas.

De esta manera fue surgiendo el Hacktivismo, un término designado para explicar a los hackers que hacen activismo político a través de internet, este concepto es de una naturaleza cambiante en cuanto a protestas, tácticas y prácticas.

En We Are Legion se sigue la imponente evolución de este colectivo de hackers que es ahora un movimiento global, cuya única arma online es la desobediencia civil.

Y es que las maneras de apropiarse, de acceder y de transmitir información han cambiado gracias a la creación y dispersión de nuevos fenómenos como los hackers, que, según el sociólogo y economista Manuel Castells, son una de las fuentes esenciales de la invención y continuo desarrollo de Internet.

Los hackers son la cara de la disidencia, piratas informáticos o simplemente ciudadanos indignados que están redefiniendo la era digital con herramientas y métodos de irrupción que nos hacen plantearnos una de las más grandes cuestiones de la web sobre la permanente tensión entre libertad y seguridad.

Para nadie debería ser un secreto la actual vulnerabilidad de los gobiernos frente a los sistemas informáticos manejados por grupos como Anonymus o por personas independientes, es tanta la presión que tienen que deben buscar protegerse mediante la regulación y la represión, dejando de lado las necesarias medidas para la autoprotección tecnológica de la sociedad.

Este panorama en el que el Estado se ve en riesgo gracias a los hackers no está alejado de la realidad colombiana, el pasado domingo 2 de octubre mientras se realizaba en el país el Plebiscito para decidir si acabar o no el conflicto con las FARC se presentó en Medellín el caso de un joven, cuyo usuario online es “Oroboruo”, que realizó un ataque informático a la página de la Registraduría Nacional del Estado Civil, ocasionando que cientos de usuarios, al momento de ingresar al sitio, se encontraran con que su documento de identidad estaba inhabilitado por pérdida, por expedición e incluso muerte.

Lo anterior, quizás en forma de protesta o rebelión contra el gobierno, pues el hacker, según declaraciones de la Policía, ya había ocasionado 3.196 ataques contra 1.374 dominios web asociados a entidades del Gobierno Nacional, entre ellas la Presidencia de la República y algunos ministerios.

La cuestión de fondo de esta situación y de lo que nos muestra We Are Legion es el tratamiento que ahora se le está dando a la información en un mundo online que afecta al offline, carente, muchas veces, de acciones concretas desde el punto de vista social y legal frente al régimen digital que están imponiendo los hacktivistas y que no debería verse desde el maniqueísmo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s